Aprende a decir NO - Susana Baizabal

Aprende a decir NO

La importancia de la comunicación en los negocios es innegable, como en la mayoría de los aspectos de la vida. Una sola palabra puede salvarte de un mal negocio, de una compra que realmente no buscas o liberarte de una relación de trabajo que no deseas. ¿Cuál es esa grandiosa palabra?

Se trata de la siguiente maravillosa y menospreciada palabra: NO.

Por supuesto querid@ emprendedor@ te recomiendo que cuando uses esta palabra la acompañes de un bien merecido “GRACIAS” y, si te es posible, de una RETROALIMENTACIÓN. E igualmente cuando sea tu turno de recibirla, busques siempre el segundo punto para comprender porque recibes esta respuesta.

AGRADECER siempre es importante porque esa otra persona te está tomando en cuenta. Sea como prospecto de cliente, de socio, de alianza ¡Te está tomando en cuenta! Y es un verdadero HONOR que alguien lo haga aunque puedas menospreciarlo a veces. Sin embargo, después de dar ese GRACIAS viene realmente el reto: la RETROALIMENTACIÓN.

¿Y por qué debería de interesarme conocer a alguien que me ha “rechazado” Susana?- seguramente te preguntas.

Pues simplemente porque en las razones de su negativa se encuentran tus oportunidades de crecimiento para ser una mejor empresa y persona. E igualmente, cuando tú le dices a una persona que NO estás interesado en su oferta, le puedes apoyar realmente a que su empresa crezca. ¿De qué serviría mentirle y decirle que su idea de negocio es la más fantástica que te han presentado? Digamos que le ayudas realizando una compra porque se trata de uno de tus mejores amigos ¿Encontrará tu amigo otras 1000 personas al mes que le mientan  le compren por “compasión” o “simpatía? ¿Podrá realmente cimentar y hacer crecer una idea de negocio basándose en una idea inicial que resulta ser falsa? Por supuesto que no.

Y lo mismo puede ocurrirte no solo como cliente sino como líder de una empresa o idea de negocio. Lo que, en mi experiencia, es aún un poco más complicado.

¿Por qué? Porque  conlleva muchas más cosas.

Te contaré que hace un par de años a mí me costaba mucho decir que no. Cuando un pequeño empresario me proponía un trabajo que realmente no era del interés de mi empresa ni conveniente para la misma, me bloqueaba para negarme y acababa metiéndome a mí misma y a mi equipo de trabajo en un par de problemas o situaciones no deseadas.

Al no tener el valor de decir NO me atraje situaciones como las siguientes:

– Di más crédito del que la empresa podía permitirse

– Acabé asistiendo a reuniones que no me interesaban ni convenían

– Me comprometí a colaborar en proyectos que no quería

– Invertí dinero que realmente no podía darme el lujo de invertir

Y así otras tantas.

Dar una negativa, sea como líder de tu empresa o idea de negocio, como emprendedor, cliente e incluso en tu vida personal TE CONVIENE; te conviene si es realmente lo que deseas hacer en ese momento. Muchos tienen la idea de que eso te convierte en el MALO DE LA PELÍCULA. Frecuentemente cuando tengo esta conversación con algún emprendedor recibo comentarios como estos:

– Imagínate, es mi mejor amigo ¿Cómo voy a decirle que NO me gusta la sazón de su restaurante?

– Vamos a hacer el evento en ese Hotel porque no me atreví a decirle que NO me gusta su salón

– Decidí invertir con mi hermano porque ¡es mi hermano! ¿Cómo quieres que le diga a mi hermano que NO me parece buena su idea de negocio?

– Me inscribí a ese curso de Redes Sociales pero no entendí mucho y cuando me preguntaron si había comprendido todo, no dije que NO me había quedado claro X concepto.

– Le dije a mi pareja que sí firmamos el contrato de sociedad creo que si le digo que NO lo quiero como socio de negocios va a enojarse y a terminar conmigo.

– Claro que le compré su sistema automático para inventarios a ese chico. Cuando vino no me atreví a decirle que NO me interesa y me ofreció un excelente plan de pagos que NO me atreví a rechazar.

Y tengo muchos más ejemplos. ¿Increíble no?

Ahora bien, el asunto no es que te la pases diciéndole que NO a toda idea que te propongan. ¡Ya te imagino tomándome como excusa!:

-“Leí ese artículo de esa chica loca que se llama Susana y ella dijo que le diga que NO a todo. Sí, sí eso dijo”.

¡Hey! ¡Espera! Yo estoy hablando del NO pero a la vez estoy tratando de decirte otra cosa. Estoy diciéndote que si hay una oferta que NO te interesa te atrevas a decirlo pero lo hagas con amabilidad, dando gracias de que te tomen en cuenta para ello y a la vez siendo honesto y explicando tus razones para ello.  

Créeme, eso te conviene no solo si tú eres el cliente o emprendedor. Incluso como persona.

Imagínate que practicas el NO como cliente:

  1. Lo haces por el dinero necesario. Dices que no y das las gracias. Explicas precisamente que lo haces porque no cuentas con el dinero necesario. Tu interlocutor entonces te explica que tienen opciones de pago y tú, que realmente estás interesado en la oferta, la tomas pero con opciones de pago que no te dejan sin comer una semana.
  2. Lo haces porque no te gusta el producto / servicio que ofertan.  Das las gracias, explicas que no te interesa porque no te convencen X, Y, Z detalles. Tu oyente te agradece y se retira. Regresa dos semanas después con el producto / servicio que es justamente lo que tú necesitas.

Imagina ahora que usas el NO como emprendedor o empresario:

  1. Un cliente quiere que le entregues un montón de mercancía pero que atrases el pago requerido para ello, dos meses. Tú dices que NO puedes hacerlo porque tu empresa no está todavía en la etapa de otorgar crédito ni en esa cantidad tan grande ni en ese tiempo tan largo. Te salvas con eso de dificultades económicas y de hostigar dos semanas después a tu cliente para presionarlo por el pago.
    Consigues NEGOCIAR con honestidad una oferta de menor volumen de mercancía con un anticipo que sí te conviene a ti y a la vez apoya a tu cliente.
  2. Un amigo empresario te ofrece un servicio que no te convence. Le das las gracias y le explicas porque no te convence. Tu amigo se retira a implementar las mejoras que le has comentado y regresa un tiempo después con un servicio mucho mejor que les conviene a ambos.

¿Te das cuenta? Decir NO si realmente lo deseas significa que estás siendo honesto contigo mismo y con las demás personas involucradas. Ábrete a las oportunidades, a la negociación por supuesto pero hazlo recordando QUE ES LO QUE REALMENTE QUIERES y siendo fiel a ti mismo.

Imagínate un poco que es como si invitaras a salir a una persona que te gusta y tú no le gustas pero acepta porque no tiene el valor de negarse. Salen, se hacen novios y finalmente se casan ¡Todo porque nunca pudo decirte que no! Ahora ponte del otro lado: imagina que sales con una persona que realmente no te gusta porque no puedes negarte y esa renuencia a decir NO acaba contigo casándote con ella.

¿Suena extremo verdad? Y lo es. Además acabaría siendo injusto para ambos, sea cual sea el lado del que se encuentren.

Como empresarios, emprendedores y como personas estamos en este viaje para apoyarnos mutuamente. Y una de las maneras de hacerlo es siendo HONESTOS y COMUNICANDO. Decir NO de buena manera, amablemente y ofreciendo una RETROALIMENTACIÓN nos apoya a todos a crecer, a mejorar cada día profesional y personalmente. Y además está el asunto del TIEMPO: el TIEMPO es DINERO y es VIDA ¡No te pongas a perder el tiempo ni le hagas a otra persona perder el suyo! Pero ese será tema de otro artículo.

Te deseo un EXCELENTE DÍA y un fantástico fin de semana, prepárate para el lunes que viene 😀

Si odias los lunes ¡Deja de odiarlos! Y mejor empieza a amarlos dedicándote a lo que SÍ te gusta.

Si deseas conocer más historias, consejos y ofertas para empresarios y emprendedores, decide mantenerte en contacto a través de cualquiera de mis redes, conócelas a través de este enlace.

Recuerda que puedes comprobar que soy un ser humano si decides seguirme en Twitter @susabaiza y de paso, lees más acerca de negocios y muchas cosas más.

Deja un comentario