Escucha a tu cliente, confía en ti - Susana Baizabal

Escucha a tu cliente, confía en ti

La vida me ha llevado por caminos que no eran mi plan original.

– Susana, ya me has contado esa historia muchas veces – quizás pensaras. Lo sé pero déjame contarte de nuevo un poco al respecto porque cada día aprendo un poco más. Continúo entonces:

Mi primera idea al poner una empresa, era hacerlo de un modo absolutamente tradicional.

– Este es el organigrama- recuerdo que le presenté a una de mis primeras socias- y aquí lo que puede hacer cada uno.

escucha-a-tu-cliente

Me tardé 6 meses en hacer un plan de negocios, apoyada por un consultor que detrás de su escritorio ponía en duda mis propios conocimientos sobre mi área. Había muchos conceptos rimbombantes que no tenían razón de ser pero pese a eso y a que había cosas que no entendía, nunca contemple poner en duda lo que ese señor decía. Tampoco note que el consultor estaba detrás de un escritorio, protegido por un salario fijo de gobierno y ajeno realmente a los retos que significa emprender.

Y OJO no es CULPA de ese consultor que YO no haya podido ver todo el panorama. No existe la culpa sino la RESPONSABILIDAD y esa, dado que decidí emprender, ha sido, es y será siempre TODA MÍA.

Volviendo a la historia:

¿Sirvió poner una base? Definitivamente pero lo que más sirvió fue salir y hacerlo. Cuando tomé un curso, ya con la empresa en operación y con menos socios, la diferencia pudo notarse. Aun así, siempre encontraba que algo faltaba:

– Lo que ofreces está excelente – me dijo una vez un prospecto de cliente y también dueño de una pequeña empresa – pero si ofrecieras servicios de Relaciones Públicas sería mejor.

– O si ofrecieras más sobre Internet

– O más diseño – opino otro.

Deseché esas opiniones sin realmente escucharlas ¡No quería hacerlo querid@ emprendedor@! Mi idea era tener una agencia de publicidad tradicional y así tenía que ser. Un par de colegas del área me ofrecieron valiosos consejos que deseché porque elegí no escucharlos al asumir la misma dinámica que con el primer consultor que había tenido; mi error fue omitir que ellos no solo eran consultores ¡también sabían en experiencia propia lo que era emprender!.

¿Cuándo tuve que realmente escuchar lo que el mercado y el entorno opinaba? Un par de años después, cuando no me quedo otra alternativa.

Aprendí entonces que escuchar a tu cliente actual y potencial es muy beneficioso. No significa esto que hagas TODO lo que ellos dicen sino que realmente te plantees la pregunta ¿Hay algo de razón en esto que me dice esta persona? Puede ser que no te guste, puede ser que te espante o te desagrade la idea que se te presenta; se vale pero aun así date la oportunidad de escucharla. Ni siquiera tienes que decírselo a alguien más, esa meditación puede ser contigo mismo o con tus personas de confianza, absolutamente privada y honesta.

Siempre te conviene ser honesto contigo mismo, en todos los aspectos pero en los negocios mucho más.

En todo ese camino, he aprendido muchas cosas pero respecto a este tema te diré 3:

  1. Escucha al cliente.

Claro, te vas a encontrar con clientes que No son buenos clientes. Recuerda esta frase: “El cliente siempre tiene la razón…. Pero no es Dios”. Mantenla presente siempre ¿puedes mejorar tu atención al cliente sonriendo un poco más o agregando un par de gráficos más al reporte? Excelente, hazlo. ¿Te conviene aceptar que el cliente degrade tu precio a un nivel donde tu margen de ganancia prácticamente no exista? No, muchas gracias.  En el caso del diseño por ejemplo decimos ¿Podemos preguntarle al cliente su color preferido para tenerlo en consideración en el logotipo? Sí ¿Elegiremos los colores del logotipo solo basándonos en los gustos del cliente? No. Y hay muchísimos ejemplos en el asunto de campañas digitales o de desarrollo de Negocios por Internet pero dejemos claro el punto: conviene que tengas en cuenta las opiniones de tus clientes, DEFINITIVAMENTE y al mismo tiempo tienes que pensar en ti, en tu empresa, en tus colaboradores. Ni tu empresa o negocio “pisotea” a los clientes ni los clientes “pisotean” a tu empresa o negocio. Un balance adecuado por favor.

  1. Escucha a tu entorno

Siempre vas a encontrarte con dueños de empresas o negocios que ya tienen trayectoria. La gran mayoría de ellos te ofrecerán consejos con las mejores intenciones. Escúchales. Puede ser que lo que te digan no sea para ti y te convenga ir al lado contrario ¡Puede ser que incluso al ir al lado contrario te vaya mucho mejor! Pero escucha lo que te dicen y si puedes, investiga POR QUÉ te lo dicen. Hay muchos grandes emprendedores y empresarios allá afuera que muchas veces te ofrecerán valiosos consejos y quizás te pase como a mí y deseches alguna pieza sustancial de sabiduría que puede ahorrarte dinero o problemas. En mi caso, recuerdo que en una de mis sociedades una excelente amiga y mujer empresaria, después de conseguirme un genial trabajo gracias a presentarme a las personas correctas, me dijo:

– “No dividas este cheque con Fulano”

Ella sabía que yo metería a Fulano al negocio y que ya estaba decidido en mi cabeza. Escuché ese consejo sin darle ninguna importancia ni tomarme la molestia de preguntarle las razones de que me dijera eso. Meses después, cuando Fulano hizo una mala jugada que me afectó económicamente (y que tenía que ver con que yo hubiera dividido ese cheque con él) regresé a preguntarle cómo es que había podido saberlo desde antes.

– “Experiencia, Susana, experiencia- me respondió”. Y ella no conocía a Fulano, al menos no a ese. Y de nuevo OJO ¿de quién ha sido la CULPA? De nadie, pues la culpa no existe. ¿De quién era, es y será siempre RESPONSABILIDAD? Mía, pues yo decidí aceptar este tablero de juegos y emprender.

  1. Confía en ti

Confía en que si realmente te estás dedicando a tu vocación, a lo que AMAS y estás genuinamente interesad@ en ofrecer VALOR, la vida misma te guiará por el camino indicado.

– Que romántico y tonto suena eso Susana- quizás pensarás.

Vale, deja de aventarme tomatazos. Lo sé, suena ridículo. Yo hice la misma mueca de desagrado cuando me lo dijeron la primera vez pero ¿sabes? Al menos en mi experiencia ha resultado VERDAD. Dejar que los clientes me guíen, escuchar al mercado y al entorno me ha llevado a lograr cosas geniales, a visitar lugares fantásticos. Mi empresa existe gracias a esa ADAPTABILIDAD y no, no es la agencia de publicidad tradicional que yo me había imaginado al principio; no es la empresa que yo planeé al inicio ¡Es mucho mejor! Actualmente uso mi CREATIVIDAD de formas maravillas y cada una de mis actividades me encanta. De corazón, así es.

Así que deja que la vida misma te guíe y quizás te suceda lo mismo: no tendrás el negocio que imaginabas sino uno mucho mejor.

¿Significa eso que nunca habrá “problemas” y/o retos? No.

Si dejo que la vida me guie ¿puedo quedarme durmiendo, quieto y sin aprender ni aplicar nada? No, tampoco. La magia sí existe pero necesita un poco de ayuda de tu parte.

Y en los negocios, recuerda que siempre necesitas INVERTIR TIEMPO, DINERO Y ESFUERZO.

Te deseo un grandioso inicio de semana. ¿Qué? Si ya paso el lunes. Ya sé, tuve un inicio ajetreado y apenas me di oportunidad de escribir.

Recuerda que puedes estar en contacto conmigo por Facebook a través de este enlace.

O puedes leer más de mis frases cursis en mi Twitter: @susabaiza.

También te invito a mi blog personal: www.susanabaizabal.com donde podrás encontrar contenido exclusivo, cursos y próximamente videos y audios.

¡Excelente día!

Deja un comentario