Y si falla…. ¡que falle!

Nunca podrás saber si una idea es una buena idea hasta que la hagas. Pero ¡hey! Cuidado. Hacerla no significa que gastes todos tus recursos, que inviertas demasiada planeación, que apuestes todo como si no existiera mañana.

No, no querid@ emprendedor@ Recuerda que sí, se vale que te arriesgues pero recuerda también que existe el riesgo moderado. Así que sí vamos a lanzarnos con toda nuestra pasión y usando todas nuestras fuerzas y al mismo tiempo ¡Seamos inteligentes!

-Oh Susana eso que dices no tiene ningún sentido- quizás estés pensando- dices que te arriesgues y luego que no ¿quién te entiende?

Permíteme explicártelo de manera amigable como siempre, estimado lector.

si falla que falleSupongamos que te enamoras ¡Oh qué bello es el amor! Sí, sí enamórate de aquel buen hombre que se comporta como todo un caballero, que hace alarde de sus buenos modales e integridad intachable. O enamórate de aquella mujer inteligente y bella que se comporta tan dulce y delicada contigo. Sí, por favor, abre tu corazón y enamórate. Confía en la belleza de la vida y del universo… confía en que todo saldrá a pedir de boca.

Pero por favor también… establece límites amorosos y saludables:

  • No dejes que la otra persona maneje por completo tu dinero
  • No presupongas que tu valía como persona o pareja depende de la opinión del otro
  • No le entregues todo el control de tus asuntos
  • No pongas todos tus bienes materiales a su nombre.

Porque puede ser, es probable, que ese buen hombre de ética intachable, un día olvide que el dinero que está en su cuenta bancaría y enteramente a su nombre también es tuyo; terminen, se distraiga con otras cosas y acabé “olvidando” entregarte tu parte. O puede, ser (me han contado que sucede) que esa dulce y hermosa mujer de la que te enamoraste use un día su tan preciada inteligencia y te demande, con razón o sin razón quién sabe, pero te demande y depende del país en el que vivas, quizás logré dejarte incluso sin zapatos.

Una cosa interesante es el amor ¿sabes? Lo mismo que los negocios.

En el asunto de emprender le platicaba a un empresario hace días que uno también se enamora de su negocio, de sus empresa y de sus ideas. Y al igual que sucede en las relaciones amorosas, si te descuidas, acabas cegándote por ese amor. Por un lado eso te ayuda porque estás dispuesto a hacer todo lo que sea necesario, la pasión y la vocación te impulsan y motivan: es innegable.

Pero  ¿Qué sucede cuando ese amor por tu negocio, empresa o idea empieza a cegarte a tal grado que dejas de ver los riesgos?

He conocido a personas que han arriesgado todo su capital en una idea de negocio que no acababa de aterrizar ni de ser redituable; no hubo poder humano que los convenciera de lo contrario; solo el estrepitoso fracaso los despertó de ese sueño. Te confieso que a mí misma me ha pasado y por eso ahora, cuando veo a otros emprendedores o empresarios a punto de hacer lo mismo tengo la sana costumbre de detenerlos.

Vamos a aventarnos al vacío sí, vamos a arriesgarnos. Vamos a intentarlo con toda nuestra fuerza y nuestra fe. Con todo nuestro corazón, además abierto Sí… pero ¡no nos aventemos de cabeza a un barranco lleno de piedras!

En los negocios eso se explica con distintos conceptos, uno de los más conocidos y de los que más me gustan es el que hace referencia al Producto Mínimo Viable. El Producto Mínimo Viable es aquel que cumple con lo estrictamente necesario para que el producto que tienes en tu cabeza sea lanzado al mercado y se pruebe la respuesta del mismo, generalmente en uno de los segmentos más importantes. Esta prueba ayudará a que recolectes información de cómo puede mejorar tu idea, que características le gustan o no a tus clientes, qué tipo de clientes estás realmente atrayendo y cómo realmente pueden visualizarse en un futuro tus ventas. En las pequeñas empresas o micro empresas esta idea es muy útil pues ayuda a que primero pruebes y COMPRUEBES que tu idea tiene respuesta y tu modelo de negocio funciona antes de que elijas invertir todos los ahorros que están destinados para la universidad de tus hijos.

¿Qué pasa si no funciona? Simplemente la cambias; adaptas lo que sea necesario.

– ¿Y cuantas veces puedo fallar Susana?– me preguntaba ayer un emprendedor cuando se lo comentaba en una reunión en la que le hablaba de esto.

-Las que seas necesarias- le contesté- no hay un número determinado.

-¿Significa eso que me la pasaré de fracaso en fracaso?- exclamó asustado- ¡Eso suena horrible!

– Significa que al emprender, uno nunca deja de aprender- le respondí- y puedes verlo como una carga o como lo que realmente es ¡Una aventura!

Te pido como le pedí a él, estimad@ emprendedor@, que no cometas el mismo error que yo cometí de temerle tanto al fracaso que desperdicies valioso tiempo de tu vida escondiéndote debajo de tu cama. ¡No por favor! La vida es maravillosa y se hizo para vivirla; el fracaso como la mayoría de las personas lo definen, realmente no existe: se trata de experiencias de aprendizaje. Emprender es un reto, un reto emocionante y puedes aprender a asumir riesgos moderados, inteligentes… al final, lo harás tan bien que tendrás la seguridad que lanzar cualquier idea, negocio o empresa con la confianza de que funcionará y de que si no funciona, será solamente un paso más cerca para que encuentres como SÍ FUNCIONA.

Y si falla, que falle; a los verdaderos emprendedores la vida puede tirarnos al suelo, darnos un par de patadas, quizás nos haga llorar un poco y aun así ¡Volveremos a levantarnos! Recuerda esa frase que dice: “No importa cuántas veces te caigas sino cuantas veces te levantes”.

¡Te deseo un excelente día Emprendedor@!

Si quieres puedes leer más de lo que escribo a través de www.susanabaizabal.com

Puedes seguirme en Twitter: @susabaiza y ver como la cuenta oficial de Alejandro Jodorowsky me contestó por un artículo de broma que compartí. ¡La única vez que me contesta y es cuando hago una mala broma! ese hombre es un maestro, te recomiendo que lo busques también.

Y también si quieres leer otras cosas que escribo y mantenerte al tanto de mis locas anécdotas, dale like a mi Fan Page a través de este enlace 

¡Bonito día! Recuerda que TÚ PUEDES HACERLO!

Deja un comentario